Cercar en aquest blog

divendres, 1 d’abril de 2011

Carall / Carajo


En castellà antic s’anomenava carajo a una zona de la part superior de les veles en què es posava el serviola per anunciar la proximitat d’una costa o bé per alertar d’un perill. Es tractava d’un lloc amb una vista privilegiada, però amb unes condicions climàtiques adverses, en tant que sempre hi feia més fred o més calor. No era d’estranyar que ningú volgués fer aquesta feina amb aquestes condicions i en un lloc estret.
Ja us podeu imaginar que antigament era el destí de qui era castigat, com actualment ho és de qui molesta o irrita; si més no, l’enviem al carall. El terme actual del lloc del serviola s’anomena cofa.
Hi ha qui relaciona el terme carall amb un terme del llatí vulgar que significa pal, bastó. D’aquesta manera podríem justificar que s’empri per designar l’orgue sexual masculí. Personalment, a mi no em sembla impossible que tot estigui relacionat i que el pal en què es situava inicialment el serviola, donés nom al lloc que se li va habilitar. Seria una relació semblant al que ha passat amb la caraja, una vela que es llarga amb un botaló, és a dir, un pal.
Encara n’hi ha més, n’hi ha qui diuen que l’expressió castellana: Cuando el grajo vuela bajo hace un frío del carajo, seria originàriament: cuando el grajo vuela abajo hace frío en el carajo.
En castellano antiguo se denominaba carajo al lugar en que se colocaba al serviola para otear el horizonte en busca de una costa cercana y para alertar de otros peligros. Se trataba de un lugar con una vista privilegiada, pero inhóspito por sus condiciones climáticas extremas, o mucho frío o mucho calor. No nos debe extrañar que nadie quisiera hacer de serviola en estas malas condiciones y además estrecho.
Fácil es imaginar que allí irían a parar algunos castigados así como hoy en día enviamos a quien viene a importunar y es que seguro que es mejor que se vaya al carajo. La palabra actual para designar la ubicación del serviola es la cofa.
Hay quien relaciona el término carajo con una palabra del latín vulgar que significa palo, bastón. Así resulta más fácil justificar que se utilice para designar al órgano sexual masculino. No me parecería nada extraño que estuviera todo relacionado y que el palo en que se situaría originalmente al serviola, diera posteriormente nombre al lugar que se le pudiera habilitar en mejores condiciones. Sería una relación parecida a lo que ha pasado con la caraja, una vela que se larga con un botalón, que no es más que un palo, al fin y al cabo.
Todavía tenemos más, hay quien se atreve a decir que la expresión: Cuando el grajo vuela bajo, hace un frío del carajo, sería originariamente: cuando el grajo vuela abajo hace frío en el carajo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada