Cercar en aquest blog

divendres, 3 de desembre de 2010

Laberint / Laberinto


El rei Minos li va encomanar a Dèdal que construís un palau del que no es pogués sortir per a poder-hi col·locar el Minotaure. Dédal així ho va fer, va dissenyar el laberint. Per bé que hi ha diferents explicacions de l’etimologia d’aquesta paraula, la que ens pot resultar més versemblant és aquesta: lábyros, en grec, significa cavitat i  intos que vol dir intern, amb la qual cosa donaria a entendre que es tractava de passadissos interiors.
Quan Dèdal va ajudar Ariadna i Teseu a sortir del laberint amb el cabdell de fil, ell va decidir fugir amb el seu fill, Ícar, per por a les represàlies del rei i per fer-ho, com que estaven en una illa, va construir unes ales amb cera i plomes i va advertir al seu fill que no s’havia d’enlairar molt, perquè la cera es fondria per proximitat al sol, ni volar molt baix perquè la humitat de l’aigua del mar faria pesants les ales i cauria igualment. Ícar, però, seduït pel fet de poder volar es va anar enlairant fins que la cera es va desfer i va caure al mar on va morir.
Sovint els mites tenien una funció moral i el mite es pot interpretar com que no hem de volar per sobre de les nostres possibilitats, perquè la caiguda és terrible, ni per sota, perquè no estarem mai ben valorats.
El rey Minos le encargó a Dédalo que construyera un palacio del que no se pudiera salir para poder poner al Minotauro y librarse de su presencia. Dédalo así lo hizo, diseñó el laberinto. Si bien hay diferentes teorías para explicar la etimología de laberinto, la que puede parecer más creíble es ésta: Lábyros en griego significa cavidad e intos interior con lo cual podríamos pensar que se trata de pasadizos interiores.
Cuando Dédalo ayudó a Ariadna y a Teseo a salir del laberinto con la madeja de hilo, éste decidió huir con su hijo Ícaro por temor a las represalias que pudiera tomar contra él el rey Minos. Para ello, como que estaban en una isla, ingenió unas alas de plumas y de cera y advirtió a Ícaro que no subiera en exceso porque el sol derretiría las alas y que tampoco volara muy bajo, porque la humedad del mar se pondría en las alas, las haría pesadas y caería igualmente. Ícaro se embriagó con la emoción de volar y fue subiendo hasta que, tal y como había pronosticado Dédalo, el sol derritió la cera y descompuso las alas, con lo cual Ícaro cayó y murió.
Con frecuencia los mitos tenían una función moralizadora y en este en concreto podemos interpretar que ni debemos volar por encima de nuestras posibilidades porque la caída será traumática, ni volar por debajo de ellas porque corremos el riesgo de infravalorarnos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada